Filosofía

Inicio Filosofía y Psicología La Inteligencia del Hombre Moderno

La Inteligencia del Hombre Moderno

Publicado por Malena

El avance de la tecnología, que prioriza los medios audiovisuales, parece aumentar la atención y la inteligencia visual y espacial e incrementar la destreza para realizar varias tareas al mismo tiempo.

El cociente medio intelectual se está incrementando desde hace varias décadas y los medios electrónicos pueden haber influenciado en parte, en esta tendencia.

Sin embargo existen investigaciones que relacionan el uso de los medios tecnológicos con la compulsión, con el deterioro de la concentración y con la disminución de otras facultades cognitivas.

A pesar de estas contradicciones, la realidad es que el cociente de inteligencia promedio de la población mundial ha aumentado en los últimos sesenta años, sin que aún se conozcan bien cuáles son los motivos; aunque no todos los tipos de inteligencia aumentaron en la misma proporción, como por ejemplo las que se relacionan con el desarrollo del lenguaje.

Esta particularidad podría deberse en buena medida, a un mayor tiempo dedicado a la televisión que a la lectura.

Peter Frensch, psicólogo en la Universidad de Missouri en Columbia, demostró que los juegos de ordenador mejoran el pensamiento espacial.

Es difícil definir qué es la inteligencia; pero lo mayoría de los investigadores coinciden en que consiste principalmente en dos factores: la capacidad general de pensamiento (inteligencia fluida) y los conocimientos aprendidos (inteligencia cristalizada).

El pensamiento deductivo comprende:

La inteligencia visoespacial
La inteligencia numérica
La inteligencia verbal

Aunque existe la idea de que muchas horas frente a la pantalla podría afectar a las personas, parece ser que ese mundo cibernético no resulta dañino para el cerebro, sino que podría ser útil para preparar a las nuevas generaciones a enfrentar las cada vez mayores demandas de la vida moderna, que exige la capacidad de realizar varias tareas al mismo tiempo.

Pruebas realizadas con personas aficionadas a los videojuegos demostraron que los que tenían mayor entrenamiento podían asimilar la información con mayor rapidez. Este aprendizaje puede deberse a que los estímulos relacionados con recompensas producen con mayor facilidad conexiones nuevas en el cerebro.

Según el pedagogo Jürgen Fritz de la Escuela Técnica Superior de Colonia, los videojuegos pueden beneficiar capacidades como la atención visual, pero no se conocen aún sus efectos a largo plazo.

En 1948, el psicólogo Read Tuddenham de la Universidad de California en Berkeley, por primera vez señaló que el cociente de inteligencia aumenta con el tiempo, basado en la comparación del rendimiento intelectual de soldados de la primera y de la segunda guerra mundial.

James Flynn, politólogo, se dedicó a recopilar los datos de tests de inteligencia administrados en varios países y pudo constatar que la tendencia mundial registraba un aumento sostenido y creciente de generación en generación. Este fenómeno se conoce como el efecto Flynn.

Sin embargo él mismo se muestra escéptico con respecto a estos resultados porque los tests de inteligencia miden sólo una parte de la inteligencia, o sea el pensamiento abstracto y el científico, o sea la inteligencia espacial.

El efecto del uso de Internet está siendo estudiado por muchos científicos cognitivos e investigadores del aprendizaje y los resultados que obtienen los está sorprendiendo ya que los usuarios habituales de Internet lograron mejores resultados en todas las tareas en relación a los participantes que ocasionalmente o nunca utilizaban Internet.

Esta investigación fue realizada en 2008, por la psicóloga Genevieve Johnson, de la Universidad Gran MacEwan de Edmonton en Canadá, que dio como resultado que navegar por internet estimula la mente, a diferencia de la televisión que no exige una búsqueda activa, registrándose esta diferencia en la actividad cerebral.

Las pruebas realizadas para ver el efecto del uso frecuente de la telefonía móvil mostraron que los que telefoneaban y escribían mensajes de texto con mayor frecuencia tenían una mayor velocidad de procesamiento pero también cometían más errores.

Algunos críticos sostienen que el uso frecuente del teléfono móvil aumenta la hiperactividad y la falta de atención.

La tendencia evidente es que los usuarios frecuentes de Internet no leen en forma tradicional sino que consumen información superficial y rápida y no prestan atención a contenidos extensos.

Estos resultados ponen en evidencia una vez más, que cada medio tecnológico posee su ventaja pero también su debilidad y que puede promover algunas capacidades en detrimento de otras.

Fuente: “Mente y Cerebro” No.48; Inteligencia 2.0; Christian Wolf; doctor en filosofía y periodista científico.

Categorías: Filosofía y Psicología