Filosofía

Inicio Filosofía y Arte El arte conceptual y la naturaleza del arte

El arte conceptual y la naturaleza del arte

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

En 1917 Fuente, de Marcel Duchamp. La obra se expuso en la Galería de arte 291. Duchamp la envió firmada con un pseudónimo: R. Mutt. Los organizadores de la exposición se quedaron perplejos al recibirla. Y no era para menos. Fuente era un urinario, al que se le puso un título y que fue enviado para ser expuesto como obra de arte.

arte-conceptual

“Fuente” de Marcel Duchamp-


Duchamp y la esencia del arte

Hasta principios del siglo XX el arte había sido entendido en términos “retinianos”, esto es, las obras de arte tenían un aspecto distintivo de carácter visual. En función de esto, se decretaba una naturaleza del arte que entendía las obras de arte como una clase de objetos cuyo estatus artístico era únicamente dependiente de sí mismos. Los seres humanos creaban las obras de arte, pero una vez estas eran creadas, su naturaleza como obras de arte estaba en ellas, de forma independiente a su creador o a la comunidad. Desde este punto de vista, había una esencia del arte.

Duchamp quería romper con esta concepción retiniana del arte, así que comenzó a crear un nuevo arte, el readymade. Este consistía en crear obras de arte a partir de objetos funcionales, encontrados por ahí, tales como ruedas de bicicleta, urinarios, etc. Así, en el año 1913 presentó Rueda de bicicleta. Pero fue Fuente, el urinario, la obra que causó mayor revuelo. El mismo Duchamp dijo años más tarde:

Duchamp les lanzó un urinario y los promotores de la exposición, la Sociedad de Artistas Independientes, decidieron no exponer la obra. Sin embargo, Alfred Stieglitz, fotógrafo amigo de Duchamp, codirigía la Galería de arte 291, por lo que fue finalmente expuesta en esta galería, donde el mismo Stieglitz la fotografío.

La enseñanza de Duchamp

Duchamp pensaba que el arte era conceptual en el sentido de que el artista era capaz de coger cualquier objeto cotidiano y asociarle una idea, la cual se refuerza con el título de la obra. Esto hacía que los objetos perdieran su sentido utilitario y se conviertan en obras de arte.

Ahora bien, desde nuestro punto de vista lo que puso de manifiesto Duchamp es que el arte es convencional. En efecto, en un principio, Fuente fue rechazada para la exposición de la Sociedad de Artistas Independientes porque se consideró que no era una obra de arte, sino una especie de broma. Sin embargo, hubo alguien que decidió ponerla en una galería de arte, un amigo de Duchamp. Queda claro que la conversión en obra de arte que sufrió el urinario llamado Fuente no dependió únicamente de Duchamp, sino de que otros, su amigo Stieglitz, decidieran considerarla como tal.

Lo ocurrido con Fuente podemos relatarlo como sigue: el artista propone a la sociedad un objeto como obra de arte. Obviamente, no se lo propone a todos y cada uno de los miembros de la sociedad, sino a un grupo de ellos, los expertos en arte. Todos los demás relegamos en estos la decisión de qué es o no una obra de arte. Los expertos deciden qué se expone o qué no. Y con ello están decretando a qué cosas consideraremos obras de arte y cuáles no. Bueno, esta es la forma estándar en la que se crea la convención de considerar una obra de arte a determinado objeto. Suponemos que la mayoría de obras de arte se llegan a considerar tales de esta manera.

Categorías: Filosofía y Arte