Filosofía

Arte y naturaleza

Publicado por Ruben Avila

El arte, nos asegura Aristóteles, nos ayuda, ayuda al ser humano, a lograr la felicidad, a través del ocio (schole). Pero, claro, no se refiere a lo que podemos entender en la actualidad como ocio, o por lo menos, no exactamente a eso. Sin duda alguna no es al divertimento vacío al que hace referencia, no puede ser llenado por un divertimento vulgar.

arte y naturaleza

Así, deberíamos entender el ocio como un espacio que tendríamos que llenar. Un espacio libre de las preocupaciones precarias que nos obligan a buscar un sustento para seguir viviendo. Ese espacio reservado, que todos debiéramos tener, para aquellas cosas que no se desarrollan como medio para lograr un objetivo distinto, sino que son un fin en sí mismas. Y es por esta misma razón que no puede ser un espacio ocupado por una actividad insustancial.

Para Aristóteles las actividades más nobles con las que ocupar nuestro ocio eran la filosofía y las ciencias puras, que no suponen una necesidad vital, en el sentido que sí lo son comer o beber, por ejemplo, pero son una fuente de placer y, no os extrañéis, de diversión.

De la misma forma, el arte ocupa un lugar similar, ya que también es una actividad noble, digna de que nos ocupemos de ella para llenar nuestro tiempo libre.

Arte y naturaleza

A los que Aristóteles sí que les otorgaba un papel diferente eran al arte y a la naturaleza, que a pesar de admitir sus semejanzas, consideraba que nos proporcionaban placeres diferentes. La principal razón que podía argüir al respecto es que, por ejemplo, mientras que en la naturaleza son los propios objetos los que interactúan con nosotros (nos emocionan, gustan, disgustan, etc.), en las artes plásticas son con las imitaciones, con las imágenes de dichos objetos, con las que interactuamos.

En este último caso, el placer del que disfrutamos no se debe solamente a que nos regocijamos por la semejanza con el objeto imitado sino que nos congratulamos también de la pericia artística del pintor o del escultor que ha llevado a cabo la obra.

El problema de los objetivos

Al margen del placer que el arte nos proporciona, en un artículo anterior también hemos hablado de los objetivos que para Aristóteles busca, o puede buscar, el arte. Como vimos, al contrario que sus predecesores para el pensador estagirita existe una multiplicidad de objetivos (que ve claramente en la música), lo que le llevará a ciertas contradicciones o, cuando menos, a plantearse diversos problemas.

Así, se preguntaba sobre si era mejor que una persona se dedicase a tocar un instrumento o si era mejor que se limitara a escuchar tocar dicho instrumento a los profesionales.

El dilema, finalmente, lo resolvió asegurando que en la juventud era necesario aprender música para dejar, después, que sean los profesionales los que se dediquen a ello y limitarse a escuchar con placer su virtuosismo, disfrutando de tal forma de todos sus beneficios.

Aristóteles aseguraba que «y afirmamos que la música no debe utilizarse por un solo beneficio, sino por muchos. Esto es, por la educación y la purificación del alma… y en tercer lugar como distracción, alivio y descanso de la tensión».

Imagen: taringa.net

Categorías: Filosofía Griega, Filosofía y Arte, Grandes Filósofos