Filosofía

Inicio Filosofía Contemporánea ¿Qué es la comunicación?

¿Qué es la comunicación?

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

Uno de los temas centrales de la Filosofía del lenguaje es el de la comunicación, entendida esta como un acto a través del cual un agente racional manifiesta el significado de algo o la intención de transmitir alguna actitud proposicional (deseo, creencia, conocimiento, intención, etc.) a una audiencia por cualesquiera medios, aunque el modelo paradigmático de acto comunicativo sea la comunicación lingüística. Este fenómeno ha sido tratado por los filósofos desde la antigüedad, aunque con matices. Por ello merece la pena que profundicemos en esta importante cuestión en nuestro blog.

La doctrina del doble código

comunicación

Según la que llamaremos doctrina del doble código, comunicar consiste en transmitir pensamientos codificados lingüísticamente. Según este punto de vista, cuyo defensor más prominente fue John Locke, por un lado está nuestro pensamiento y por otro contamos con un lenguaje. Con este segundo podemos codificar los pensamientos, de tal modo que el lenguaje sirva como vehículo del pensamiento. Por su parte, los oyentes cuando reciben pensamientos cifrados en lenguaje lo convierten en un pensamiento, descifrándolo en el acto de entender y realizando así el proceso inverso.

Esta visión de la comunicación estuvo vigente hasta los años 30 del siglo pasado. En efecto, ya en Language (1930) Leonard Bloomfield rechazaba este modelo por su carácter mentalista. Y a partir de los años 60 del siglo XX los filósofos del lenguaje empezaron a ofrecer modelos de los actos comunicativos bastante más complejos que el que ofrecía la doctrina del doble código. A este respecto, uno de los modelos más interesantes es el propuesto por Herbert Paul Grice. Es el que veremos a continuación.

Comunicación y reconocimiento de intenciones

Grice entiende la comunicación como un proceso en el que un hablante hace una proferencia con la intención de que su auditorio tenga determinada respuesta y con la intención de que este auditorio reconozca aquella intención y que dé la respuesta que da sobre la base del reconocimiento de las intenciones del hablante. Se trata de un análisis intrincado que, sin embargo, parece dar cuenta de la complejidad de un acto comunicativo. De este modo, podemos inventar el siguiente ejemplo, con el que mostraremos la concepción de Grice. Supongamos que Paquito va a visitar a su amigo Fulanito. Sin embargo, este está castigado, así que cuando la madre de Fulanito abre la puerta dice

(1) Fulanito está durmiendo.

La madre de Fulanito profiere (1) porque quiere que Paquito se vaya, puesto que Fulanito no va a salir. Bien, para ver el análisis griceano tenemos que tener presentes los siguientes elementos:

H: el hablante, la madre de Paquito en el caso de (1).

x: la proferencia, en este caso (1).

r: la respuesta del auditorio, en este caso que Paquito se vaya.

A: el auditorio, en este caso Paquito.

E: una inferencia que hace A a partir de la proferencia de x por H y que utiliza para r.

Y a partir de estos elementos, se puede definir la comunicación en términos griceanos como un juego de reconocimiento de intenciones por parte de hablante y oyente. De este modo, Grice definió esto como significado del hablante, que queda del siguiente modo:

a) H profirió x con la intención de que: 1) A llevase a cabo r; 2) que A pensara que H tenía la intención 1; 3) que el que A diera la respuesta r se base en la satisfacción de 2 por parte de A.
b) Que no haya un E tal que x hubiera sido proferido por H con la intención de que 1′) A determinara r contando con E y 2′) que A pensara que la intención que tenía H fuera que 1′ fuese falsa.

Categorías: Filosofía Contemporánea