Filosofía

Inicio creencias Sobre verdad y mentira

Sobre verdad y mentira

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

Decir la verdad a la vez que se miente es posible, aunque en apariencia sea una contradicción en términos. Antes de que se nos tache de irracionales, merece la pena recordar aquí que una de las cosas que hacemos los filósofos es mostrar que lo aparentemente coherente es contradictorio y, viceversa, que lo aparentemente contradictorio es, en realidad, plausible. Por tanto lo que hemos de hacer es evidente: mostrar la plausibilidad de nuestra afirmación aparentemente contradictoria, según la cual se puede decir la verdad cuando se miente. Para realizar tal proeza nos bastará con analizar los conceptos de verdad y de mentir, después daremos un ejemplo ilustrativo, en el que se presentará el argumento del mentiroso ignorante.

Sobre verdad y mentira

1. El concepto de verdad

Si bien se habla de verdad en el arte, de la verdad de la vida y de otras cosas así, el concepto de verdad que nos interesa aquí es el más primitivo de todos, el que se asocia más al lenguaje, a saber, el que define la verdad como la correspondencia entre lo que se dice y el mundo. Este concepto de verdad lo aprendemos cuando aprendemos un lenguaje natural. Viene en el mismo paquete. Para que se entienda, la oración “la Tierra gira alrededor del Sol” es verdadera si, y solo si, la cosa a la que llamamos “Tierra” está con la cosa a la que llamamos “Sol” en la relación “girar alrededor de”.
“Girar alrededor de” es un concepto relacional, cuando la palabra “Tierra” está a la izquierda del mismo y la palabra “Sol” está a la derecha, obtenemos una oración, (1)

(1) La Tierra gira alrededor del Sol.

Si observamos el mundo vemos que (1) es verdadera. Si hacemos lo contrario, colocamos “Sol” a la izquierda de “girar alrededor de” y “Tierra” a su derecha, obtenemos otra oración, (2)

(2) El Sol gira alrededor de la Tierra.

Esta, cuando la comparamos con el mundo, resulta ser falsa.
Así es como las oraciones pueden corresponderse con el mundo, y en función de su correspondencia o no, hablamos de verdad y de falsedad.

2. El concepto de mentir

Mentir es algo que hacen los sujetos, es un verbo que expresa un tipo de acción. La acción a la que se refiere el verbo mentir consiste en decir lo contrario de lo que se piensa, se sabe o se cree. Tiene otras acepciones, tales como faltar a las promesas, pero nos ocuparemos de la anterior, ya que es la que tiene que ver con nuestra contradicción aparente, esta es la acepción que se malinterpreta cuando se piensa que no se puede mentir a la vez que se dice la verdad.
Si el señor X cree que el martes hay un partido de fútbol y dice que el martes no hay un partido de fútbol, entonces estará mintiendo. Si el señor X dice, por el contrario, que el martes hay un partido de fútbol, entonces estará siendo sincero.

3. Mentir diciendo la verdad: Argumento del mentiroso ignorante

Como decíamos, mentir diciendo la verdad es posible. Para mostrarlo utilizaremos lo que hemos aprendido sobre los conceptos de verdad y de mentir en este ejemplo que ilustrará nuestra tesis. A este lo podemos bautizar con el nombre de Argumento del mentiroso ignorante.
Supongamos que el señor Y cree que la Tierra es plana, es decir, para el señor Y es verdadera la oración (3)

(3) La Tierra es plana.

El señor Y, por tanto, está convencido de que (3) es verdadera. Ahora supongamos que el señor Y miente al señor X, y le dice (4)

(4) La Tierra tiene forma esférica

Y ahora lo vemos claro. (4) es verdadera, (3) es falsa. Ahora bien, el señor X ha mentido al señor Y, le ha dicho una mentira que, curiosamente, es una verdad. Es una verdad en virtud de que la creencia del señor X es (3), la cual es falsa. El señor X, al mentir, dice lo contrario de lo que cree, (4) que, al estar equivocado (creer algo falso), le lleva a decir la verdad mintiendo. Si lo queremos expresar de forma dramática, lo podemos decir así: mintió, pero su ignorancia le llevó a decir la verdad.

Imagen: todaweb7.com

Categorías: creencias