Filosofía

Plutón

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

Plutón es un planeta enano que forma parte del Sistema Solar. Se encuentra situado tras la órbita de Neptuno. Pero no vamos a hablar en este artículo de este astro, sino más bien de cómo se ha llegado a considerar a este cuerpo celeste un “planeta enano“. Se trata de un caso interesante desde un punto de vista filosófico.

Breve historia de la controversia en torno a Plutón

plutón

Plutón

Un 18 de febrero de 1930 Clyde William Tombaugh, astrónomo, se encontraba en el Observatorio Lowell, situado en Flagstaff (Arizona). Allí estaba él observando los cielos cuando, de repente, dio con un pequeño cuerpo de forma esférica que daba vueltas alrededor del Sol, allá a lo lejos. Era Plutón. Ese mismo año la Unión Astronómica Internacional (en adelante UAI) lo consideró el noveno planeta del Sistema Solar.

Plutón era el planeta más pequeño del Sistema Solar, así lo decidió la UAI. Sin embargo, pronto se generó una controversia en el seno de la comunidad científica que todavía se mantiene viva. En efecto, resulta que el tamaño de Plutón era un problema a la hora de considerarlo un planeta.

La definición de “planeta”

Se viene hablando de planetas desde hace miles de años, sin embargo, nunca había existido una definición rigurosa del término. Sin embargo, a partir de los años 90 del siglo XX se comenzaron a descubrir, de forma sucesiva, diversos cuerpos celestes situados más allá de la órbita de Plutón. Así que el dominio de los planetas comenzó a dispararse, llenándose de objetos con características diversas.

A esta sucesión de descubrimientos astronómicos se le sumo la vieja controversia sobre la conveniencia de considerar a Plutón un planeta debido a su tamaño. La comunidad científica, ni corta ni perezosa, decidió entonces buscar una definición de planeta suficientemente precisa, que pusiera las cosas en su sitio. Así, en el mes de agosto del año 2006 se la UAI se reunió en busca de una definición de planeta, la cual estaría respaldada por el consenso de la comunidad científica.

El día 22 de agosto se decretó la definición de planeta. Esta establece que un objeto celeste es un planeta si, y solo si

(1) forma parte de una estrella u orbita a su alrededor;

(2) tiene la masa suficiente como para que las fuerzas del cuerpo rígido sean superadas por su gravedad, asumiendo forma prácticamente esférica (equilibrio hidrostático); y

(3) tiene dominancia orbital, esto es, ha limpiado de planetesimales la vecindad de su órbita (objetos sólidos de pequeño tamaño que se dan en la formación de los planetas).

Plutón y la nueva definición de planeta

La controversia en torno a si Plutón debía ser considerado un planeta o no surgió por su diminuto tamaño. Finalmente, tras la nueva definición de planeta aprobada por la UAI, Plutón quedó excluido de esta categoría. Sin embargo, irónicamente, no fue debido a su tamaño, sino a que no cumple la condición (3), es decir, quedan planetesimales en su órbita. La condición relativa al tamaño del cuerpo celeste, (2), es cumplida por Plutón, tal y como evidencia su forma esférica.

Si Plutón no es un planeta, ¿qué es entonces?

Plutón y la categoría de “planeta enano”

A la definición anterior no se llegó a la primera. Durante varios días los científicos presentaron borradores de definiciones alternativas. La mayoría de ellas estaban marcadas por la controversia en torno a Plutón. Por un lado, se propusieron definiciones que excluían a Plutón de la categoría de los planetas, por otro se propusieron definiciones que mantenían a Plutón en dicha categoría. Las primeras hacían hincapié en el tamaño del cuerpo celeste en cuestión; respecto de las segundas se veía positivo que Plutón siguiera siendo considerado un planeta, sobre todo de cara a la opinión pública. En efecto, la reacción de la opinión pública a la hora de cambiar a Plutón de categoría era uno de los criterios que estaban sobre la mesa.

Finalmente, la definición elegida excluía a Plutón de la categoría de planeta y no por su tamaño. Sin embargo, se creó una nueva categoría, la de “planeta enano”. Desde este punto de vista, Plutón sería un planeta enano.

Consenso científico e incongruencias en torno a la controversia sobre Plutón

En el caso de Plutón nos encontramos con algunos aspectos interesantes, desde un punto de vista filosófico. El primero de ellos es cómo se generan las definiciones científicas. En este caso hemos visto cómo la definición de planeta ha surgido de un consenso científico, esto es, los científicos se han reunido y han propuesto definiciones que, dicho sea de paso, no estaban exclusivamente basadas en criterios científicos. Por otra parte, esta definición se ha elegido por votación. Los científicos votaron por su definición preferida.

Por otra parte, se encuentra una incongruencia por lo que respecta a la controversia en torno a Plutón y la definición que excluye a este cuerpo celeste de la categoría de planeta. En efecto, desde 1930 la principal razón de los científicos para cuestionar la pertenencia de Plutón a la clase de los planetas, era su tamaño. La nueva definición de planeta excluye finalmente a Plutón, sin embargo no a causa de su tamaño pues el requisito del tamaño lo cumple. La razón que deja fuera de la clase de los planetas a Plutón es que no ha limpiado su vecindad de planetesimales.

Desde este punto de vista, no resulta extraño que la controversia en torno a Plutón siga abierta. Pero ahora los críticos son los científicos, astrónomos sobre todo, que quieren devolverle a este cuerpo celeste su estatus de planeta.

Categorías: Ciencia y Filosofía